Skip to content

COMO SALVAR UN GUISO QUEMADO

20 junio, 2013

20130620-091827.jpg

Hace unos meses, teníamos una cena en casa de mucho compromiso, de esas que todo tiene que estar perfecto. Así qué sin dudarlo me decidí a preparar mi receta de carrillera de ternera con ciruelas y manzanas reineta. Es una receta elaborada pero muy original, y además de las que no falla, porque siempre que la carne sea de una excelente calidad, sale buenísima.

Yo me había conseguido liberar de compromisos toda la tarde, para dedicarla a preparar la cena y poner la casa bonita. Pero claro, las cosas no pueden salir tan bien… Y esa tarde se puso mala la chica que cuida a las niñas, y me veo con tres fieras y la carrillera por hacer. Además, ley de murphy, no paraban de pelearse, ni la tele, ni libertad total por la casa, ni mi armario y tacones a su disposición… Nada salvo mi atención exclusiva lograba aplacarlas.

Así que para acortar tiempos, considerando que a mis planes de tarde tenía que añadir bañar y dar la cena a las niñas y acostarlas, decidí emplear la olla express por primera vez en esta receta. Y ahí comenzó el principio del fin… A los 20 minutos, entre patitos de goma y espuma y 3 niñas en la bañera me empezó a llegar un paralizante olor a QUEMADO.

Después de desquiciarme y serenarme, desquiciarme y serenarme varias veces, reuniendo los consejos de mi carnicero al que llame, de mi abuela a la que llame, y de ese pozo de sabiduría que es internet, logre reunir varios trucos que puse en práctica todos y cada uno de ellos, y que procedo a exponer:

1. La primera medida, aparte obviamente de quitar la olla del fuego y abrir la tapa, es hacer café. El olor a café en la cocina es tan potente que enmascara el olor a quemado… Es muy importante que la casa entera no huela a quemado. Ante la crisis a la que me enfrentaba, hice tres pucheros de café uno tras otro, y puedo decir que mi casa dejo de oler a quemado.

2. Cambiar la carne de olla. Muy muy importante : no rascar el fondo. Seleccionar únicamente aquellas piezas que están sueltas por la olla, con la salsa que esta suelta. Yo deje en la olla casi tres dedos en el fondo de carne y salsa.

3. Añadir mucho más alcohol. El alcohol enmascara el olor a quemado, en mi caso vacie la botella de brandy.

4. Añadir patatas y caldo. Las patatas en un guiso se llevan el sabor, también en del quemado. Así qué añadi patatas troceadas y un litro más de caldo y puse todo a cocer, esta vez si, a fuego lento, hasta que las patatas estaban tiernas. Luego sacas las patatas y las tiras.

5. Luego por si quedaban dudas, añadi más y más alcohol.

Puedo decir alto y orgullosa que EL GUISO NO OLÍA NI SABÍA A QUEMADO. Tambien tengo que añadir que perdí 5 kilos del estrés y que desde entonces tengo una contractura en el cuello que me acompaña cada día.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: